Saltar al contenido

Rosquillas al horno de miel, espelta y avena para alegrar desayunos y meriendas

30 octubre, 2019

Disponer en un recipiente amplio la harina de espelta con la harina de avena, la levadura, los copos de avena, la canela molida y la sal, y mezclar con unas varillas. Formar un hueco en el centro y echar la miel, el azúcar moreno y el huevo, y batir un poco con batidora de varillas.

Echar finalmente la mantequilla atemporada cortada en trocitos y seguir batiendo hasta incorporarla por completo a la masa. Terminar de mezclar a mano con una espátula si fuera necesario. Dividir en dos porciones y envolver cada una en plástico film, aplanándolas bien con el rodillo.

Dejar reposar en la nevera, como mínimo una hora, mejor un poco más para que sean más fáciles de formar. En verano necesitaríamos un poco más de tiempo. Un rato antes de formarlas, precalentar el horno a 180º C y preparar dos bandejas con papel sulfurizado.

Trabajando una porción de masa cada vez, estirar sobre una superficie de trabajo limpia ligeramente enharinada. para que el rodillo no se pegue, usar el plástico film encima o una lámina de papel sulfurizado. Dejar un grosor de unos 5 mm y cortar los roscos con un cortador adecuado.

Repartir en las bandejas y continuar hasta terminar con toda la masa. Los círculos interiores podemos reamasarlos o también hornearlos tal cual, a modo de pequeñas galletas. Dejar un poco de espacio entre ellas.

Hornear una bandeja cada vez durante unos 10-12 minutos, hasta que estén doradas. El tiempo puede variar en función del tamaño. Esperar un minuto o dos fuera del horno antes de trasladar a una rejilla para que se enfríen por completo.

Rosquillas de miel