Roscón de Reyes de chocolate


Desde hace unos años, además de disfrutar del Roscón de Reyes tradicional elaboramos alguno original que sorprenda a nuestros comensales y que nos permita saborear un dulce tradicional diferente, el Roscón de manzana y crema fue un éxito, igual que lo ha sido el Roscón de Reyes de chocolate cuya receta compartimos hoy con vosotros.

Este Roscón de Reyes no lleva masa madre, pero tiene una larga fermentación, por lo que queda espectacular en cuanto a sabor y textura, ahora bien, es necesario empezar a prepararlo al menos un día antes, o quizá dos, dependiendo de cuando se quiera comer, si para desayunar, de postre o para merendar. Seguro que los amantes del chocolate vais a disfrutar elaborando este nuevo roscón y sobre todo saboreándolo. Como os explicaremos a continuación, podréis rellenarlo o servirlo sin relleno, en cualquier caso resulta un roscón goloso pero no excesivamente dulce, esponjoso y jugoso.

Ingredientes (2 roscones pequeños o 1 grande)

200 gramos de azúcar, ½ c/p de canela, piel de 1 naranja, piel de ½ limón, 160 gramos de leche, 35 gramos de levadura fresca, 30 gramos de agua de azahar, 2 huevos G, una pizca de sal, 500 gramos de harina de fuerza, 70-80 gramos de cacao puro en polvo, 80 gramos de mantequilla.

Cobertura

Huevo (para pintar), azúcar, almendra, frutas confitadas…

Elaboración

Roscón Tradicional

Mezcla el azúcar con la piel de los cítricos. Disuelve la levadura en un poco de leche templada. Pon la harina en un cuenco amplio junto al cacao en polvo en forma de volcán, incorpora la leche con la levadura, el resto de leche, el azúcar con la piel de cítricos, el agua de azahar, los huevos y la pizca de sal. Añade también la mantequilla en pomada.

Empieza a integrar los ingredientes vertiendo la harina sobre los líquidos y mezclando. Cuando puedas hacer una bola, engrasa con aceite la mesa de trabajo y las manos, vierte la masa y trabájala hasta que esté fina y homogénea. Haz una bola y ponla en un cuenco grande, que sea dos o tres veces mayor que la bola de masa, ligeramente engrasado con un poco de aceite, así después es fácil retirar la masa sin que se rompa.

Roscón con Thermomix

Pon en el vaso de Thermomix, bien seco y limpio, la piel de naranja y la piel de limón ralladas, añade la canela y el azúcar, programa 30 segundos, Velocidad progresiva 5-7-10 para convertirlo en polvo. A continuación añade la leche y la levadura fresca, programa 1 minuto, 37º C, Velocidad 2.

A continuación añade el agua de azahar, los huevos y la pizca de sal. Mezcla 1 minuto, Velocidad 5. Seguidamente incorpora la harina de fuerza y el cacao en polvo, programa 3 minutos, vaso cerrado, Velocidad espiga.

Seguidamente incorpora la mantequilla que tendrás a temperatura ambiente, y vuelve a programar 3 minutos, vaso cerrado, Velocidad espiga. El resultado debe ser una masa fina y homogénea.

La cantidad de harina puede variar según el tipo que se utilice, pues no todas las harinas de fuerza son iguales ni necesitan la misma cantidad de líquido para la hidratación. Es preferible quedarse corto y poder añadir, pero sin olvidar que esta masa debe resultar bastante húmeda.

Retira la masa del Roscón del vaso, ponla en un cuenco grande, que sea dos o tres veces mayor que la bola de masa, ligeramente engrasado con un poco de aceite, así después es fácil retirar la masa sin que se rompa.

Roscón de Reyes de chocolate
En ambos casos

Cubre la masa con un paño (que habitualmente utilices para la fermentación de masas, que no se lave con jabones fuertes ni suavizante) y deja reposar hasta el día siguiente, unas 10-12 horas, en un lugar sin corrientes de aire. Nosotros lo tenemos a una temperatura de unos 17-18º C durante 8 horas aproximadamente, después a unos 20º C.

Divide la masa en dos porciones para hacer los dos roscones, forma con cada porción una bola (introduciendo previamente el haba y el rey) y déjalas reposar cinco minutos para que pierdan tensión. Prepara dos bandejas de horno cubriéndolas con papel vegetal o una tela de cocción y coloca cada masa en su bandeja, haz un agujero en el centro introduciendo los dedos y haciéndolo cada vez más grande, procurando que el aro sea del mismo grosor en todo su área. El agujero debe ser amplio para que durante el levado y el horneado no se cierre.

Cubre la masa de nuevo para que vuelva a fermentar, el tiempo puede variar según la temperatura ambiente, déjalo hasta que doble su volumen en un lugar cálido y sin corrientes de aire. Cuando casi esté a punto, precalienta el horno a 200º C con calor arriba y abajo. Una vez que los roscones hayan doblado su volumen prepara la cobertura.

Pinta la masa con el huevo batido y reparte la almendra, la fruta confitada, el azúcar mojado o lo que desees para decorar. Introduce el Roscón de Reyes de chocolate (se hornearán de uno en uno) en el horno a altura media o en la altura inmediatamente inferior, baja la temperatura a 185º C y programa 20-22 minutos.

Retira el roscón del horno y pásalo a una rejilla para que se enfríe y que la base no quede húmeda y blanda.

Acabado y presentación

Puedes servir este delicioso roscón de chocolate solo y acompañado con una bebida caliente al gusto, chocolate a la taza, leche, una infusión… También puedes rellenarlo con nata montada, crema pastelera, frangipane o trufa si lo vais a disfrutar los amantes del chocolate. ¡Buen provecho!

Roscón de Reyes de chocolateRoscón de Reyes de chocolateRoscón de Reyes de chocolateRoscón de Reyes de chocolateRoscón de Reyes de chocolateRoscón de Reyes de chocolate

Abreviaturas
c/s = Cuchara sopera
c/p = Cuchara de postre
c/c = Cuchara de café
c/n = Cantidad necesaria