Saltar al contenido

Receta de toña alicantina, la tierna variante del panquemado y de la mona para repetir durante todo el año

17 abril, 2019

Calentar ligeramente la leche para dejarla tibia al tacto y desmenuzar en ella la levadura. Mezclar para disolverla un poco y reservar. En un recipiente aparte, mezclar la harina con el azúcar y la ralladura de naranja o limón y el azahar, si lo usamos. Formar un hueco en el centro y echar los huevos; batirlos un poco con un tenedor y agregar el aceite.

Echar la leche con la levadura y empezar a mezclar. Cuando esté todo incorporado, tapar con un paño y esperar 20 minutos. Agregar la sal y empezar a amasar con energía, procurando no añadir más harina. Si está muy pegajosa, debería hacerse más manejable después de un rato trabajándola. Podemos dejarla reposar un poco más, tapada, antes de seguir con el amasado. También se puede amasar a máquina.

Cuando se vuelva una masa homogénea, elástica y suave, formar una bola y colocar en un recipiente limpio ligeramente engrasado con aceite. Dar unas vueltas para que se engrase, tapar y dejar levar hasta que doble su tamaño, entre 2 y 4 horas. Preparar dos bandejas con papel de horno y dejar un huevo atemperar para pincelar.

Toñas

Después de haber crecido, deshinchar sobre una superficie de trabajo limpia, reamasar un poco y dividir en 6 porciones del mismo peso aproximado, unos 150-160 g. También se pueden hacer dos toñas más grandes. Untar con aceite la mesa y las manos si fuera necesario, para que no se peguen las masas.

Formar bolas apretando bien la masa por la base, para crear tensión superficial y dejarlas lisas. Colocar en las bandejas, dejando espacio entre ellas, y pintar ligeramente con el huevo batido -reservar lo que sobre-. Tapar con plástico film, sin apretar, y dejar que crezcan de nuevo hasta que doblen el tamaño, entre 1-2 horas.

Precalentar el horno a 200ºC. Retirar el plástico con cuidado y volver a pintar con huevo. Cubrir con azúcar al gusto y hornear una bandeja cada vez, bajando la temperatura a 180ºC, durante unos 18-20 minutos. Deben quedarse bien tostaditas, pero sin quemarse. Cubrir con papel de aluminio si empezaran a tostarse demasiado. Dejar enfriar sobre una rejilla.

Toñas

Con qué acompañar las toñas alicantinas

La toña alicantina, como ya hemos comentado, son un bollo típico de desayunos y meriendas golosas. Se suelen tomar con chocolate a la taza o un vaso de leche, también con alguna onza de chocolate al lado. Tal cual están muy ricas pero incluso podrían rellenarse con mermelada. Aguantan bien uno o dos días si se guardan en un recipiente hermético, aunque lo mejor es congelarlas de forma individual cuando se hayan enfriado para disfrutarlas como recién hechas pasados los días.