Doce recetas con vino para gastar el que ha sobrado en Navidad

En las fiestas navideñas el vino es una de las principales bebidas que ocupan la mesa, a pesar de que no se sea consumidor habitual, y a menudo quedan botellas empezadas que después hay que gastar. Para quien no suele tomar vino con las comidas traemos doce recetas con vino para gastar el que ha sobrado en Navidad, pues igual que no se debe tirar la comida, no hay por qué tirar el vino que no se ha consumido en las fiestas.

Gastar el vino en la cocina es fácil, de hecho, hay muchas recetas tradicionales en las que es uno de los ingredientes (casi) indispensables. Lo que hay que olvidarse es de utilizar el vino que no gusta beber para cocinar, pues si no está rico de una forma tampoco lo estará de la otra…

En este recopilatorio de recetas con vino vais a encontrar aperitivos, pescados, carnes y salsas, y con ellas podréis consumir tanto vinos blancos (secos y dulces) como vinos tintos. En algunos casos incluso podréis elaborar recetas para las próximas fiestas que vamos a celebrar, Nochevieja, Año Nuevo, Reyes… Esperamos que os gusten y que no sólo os sirvan para gastar el vino que ha sobrado en estas fiestas, sino para elaborarlas y disfrutarlas en cualquier ocasión.

Recetas con vino

Alcachofas a la montillana: Esta elaboración de alcachofas es una de las que se quedan en el recetario habitual en el momento en el que la pruebas, de hecho, es una receta tradicional cordobesa que se elabora con vino de la Denominación de Origen Montilla-Moriles, pero que se puede hacer también con el vino blanco que tengas.

Champiñones en escabeche de vino y soja: Normalmente el escabeche se hace con vinagre, pero hacerlo con vino también es una buena opción, recomendamos probarlo con estos champiñones que se pueden servir como aperitivo o como guarnición.

Salsa de queso parmesano y vino de Jerez: Si tienes cinco minutos para preparar un aperitivo rico y original, prueba esta receta de salsa de queso en la que puedes emplear un buen vino blanco.

Salmón con velouté de jengibre y vino blanco: En este plato el vino se incorpora a la velouté, que hace de salsa para un sabroso pescado cocinado a la plancha. Un vino blanco joven y afrutado es una buena elección.

Dorada con naranja e hinojo: Esta receta de pescado se hace en una cocotte o en una olla de fondo grueso, sobre una cama de rodajas de naranja y mojado con vino blanco. Está para repetir.

Pollo con glaseado de vino y tamarindo: Para hacer esta pechuga de pollo glaseada utilizamos vino tinto joven, el tamarindo, una mezcla de especias y la miel acaban de dar personalidad a este plato, fácil y sabroso.

Recetas con vino blanco y vino tinto

Conejo al ajillo: Hay tantas recetas de conejo al ajillo como cocineros, y aquí os dejamos una que seguro que os va a gustar, con un buen vino blanco queda espectacular.

Solomillo con salsa de vino, mostaza y miel: Esta salsa de vino tinto, mostaza y miel además de acompañar muy bien al solomillo de cerdo, puede elaborarse para otras carnes cocinadas a la plancha, a la parrilla o guisadas.

Roscos de vino: Un clásico de las navidades son los roscos de vino, qué mejor forma de aprovechar el vino dulce que para endulzar la mesa de las próximas fiestas.

Mini tartaletas de chocolate al vino: El chocolate combina bien con tantas cosas… hasta con el vino, prueba estas tartaletas con una particular ganache de chocolate y vino, están deliciosas.

Bizcocho de jengibre y vino dulce: Cualquier desayuno o merienda se convierte en el mejor momento del día si se disfruta de un bizcocho casero, en este caso se puede aprovechar un vino dulce cualquiera (en este caso utilizamos uno de naranja), siempre que sea bueno.

Reducción de vino y miel: Este jarabe o caramelo puede hacerse para un postre y también para aportar un contraste dulce a platos salados, es una buena forma de gastar el vino que ha sobrado y que no se va a beber, y tener un recurso para dar un toque especial a un plato.

¡¡¡Feliz Semana!!!