Saltar al contenido

Cómo hacer gofres caseros: receta de masa básica para gofrera o el horno (y con qué acompañarlos)

6 febrero, 2019

Si no tenemos buttermilk comercial, podemos mezclar la leche, ligeramente tibia, con vinagre blanco o zumo de limón. Después de reposar unos 20-30 minutos, tendrá textura como algo cortada, ya está listo.

Si los vamos a hornear, precalentar el horno a 220ºC y engrasar ligeramente el molde, para asegurarnos de que saldrán sin problemas.

Derretir la mantequilla con cuidado en el microondas y dejar enfriar. Batir los huevos con unas varillas, añadir el buttermilk, la vainilla y, si usamos, azúcar. Añadir la mantequilla y mezclar bien.

Incorporar la harina tamizada con la levadura, el bicarbonato y la sal. Combinar con las varillas con suavidad, hasta tener una masa homogénea y sin grumos, sin sobremezclar.

Preparar en la gofrera según las instrucciones del aparato, o verter en un molde adecuado para el horno. Hornear durante unos 10-12 minutos, sacar con cuidado y desmoldar, dándoles la vuelta, sobre una bandeja adecuada. Volver a hornear unos 3-5 minutos más, vigilando que no se quemen, hasta que queden crujientes por fuera.

Gofres. Pasos

Con qué acompañar los gofres caseros

Yo prefiero no añadir azúcar a la masa de los gofres caseros para que den más juego a la hora de servirlos. Además podemos congelarlos individualmente y descongelarlos directamente dentro de la tostadora, según la ocasión.

Entre los acompañamientos más clásicos, para una ocasión especial, están la nata montada, el helado -de vainilla, infalible-, o una salsa de chocolate caliente, muy fácil de preparar fundiendo chocolate negro con algo de leche o nata líquida.

También son buenos acompañamientos las salsas de frutas -mucho mejores que los siropes comerciales-, a base de compota o mermelada, mejor si es casera. La fruta fresca, sin más adornos, es una alternativa saludable perfecta para el desayuno, especialmente los frutos rojos o del bosque.

Otra buena guarnición de los gofres es el yogur natural, mejor si es griego, bien cremoso, aromatizado con vainilla o ralladura de limón, o un poco de miel. Como las tortitas, el sirope de arce y la miel también combinan bien con los gofres, sin abusar demasiado, o una nuez de mantequilla.

En cuanto a acompañamientos salados, podemos jugar con casi todo lo que se nos ocurra. En general los quesos van muy bien, también el aguacate, tomate, jamón, huevos o una ensalada fresca. En ciertas zonas de Estados Unidos es típico combinar gofres con pollo frito, solo para estómagos fuertes.