Cómo hacer Afghan biscuits: las galletas favoritas de australianos y neozelandeses

Hace años que conozco estas galletas, llegaron a mi repertorio culinario bajo su exótico y original nombre de Afghan biscuits. Su origen nos traslada a las antípodas, donde su popularidad las convierte en las galletas favoritas de australianos y neozelandeses, quienes se disputan su autoría desde hace años.

Al margen de la polémica sobre su origen, estas galletas son deliciosas, fáciles y rápidas de preparar. Suaves, por la cantidad de mantequilla que lleva la masa, y crujientes, por la adición de los corn flakes, el contraste de texturas en un mismo bocado hace de las Afghan biscuits un capricho irresistible, original y diferente.

Ingredientes para 35-40 Afghan biscuits

  • Para las galletas: 190 g de mantequilla a temperatura ambiente, 90 g de azúcar moreno, 200 g de harina de trigo, 25 g de cacao en polvo y 50 g de corn flakes.
  • Para la cobertura: 12,5 g de mantequilla, 20 g de chocolate fondant sin leche, 55 g de azúcar glas, 15 ml de agua caliente y 35-40 medias nueces (sin cáscara).

Cómo hacer Afghan biscuits

Batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta obtener una masa homogénea. A continuación, añadimos la harina y el cacao, previamente tamizados, y removemos nuevamente hasta integrar. Por último, añadimos los corn flakes y removemos hasta que se hayan incorporado a la mezcla.

Con las manos tomamos porciones de la mezcla, boleamos y colocamos sobre una o dos bandejas de horno cubiertas con papel vegetal, aplastando ligeramente. Dejamos suficiente espacio entre ellas para que, al expandirse con el calor del horno, no se peguen unas a otras.

Cocemos en el horno, pre-calentado a 180ºC arriba y abajo, durante unos 12-15 minutos. Transcurrido el tiempo de cocción, retiramos la bandeja del horno y dejamos que se atemperen antes de transferirlas a una rejilla para su completo enfriado.

Mientras tanto, preparamos la cobertura de chocolate fondant. Para ello, en un cuenco, fundimos la mantequilla y el chocolate. Podemos hacerlo en el microondas a golpes cortos de calor para evitar que se nos queme o al baño maría. Incorporamos el azúcar glas y el agua caliente, mezclamos bien y pasamos a una manga pastelera.

Cuando las galletas estén completamente frías, extendemos sobre ellas un poco de cobertura de chocolate fondant (habrá de estar caliente para poder manipularlo) y coronamos con media nuez. Hecho esto, ya tenemos nuestras Afghan biscuits listas para ser devoradas.

Afghanbiscuitscollage 1024 Ma

Tiempo de elaboración | 30 minutos
Dificultad | Fácil

Degustación

Las Afghan biscuits ganan en sabor y textura con unas horas de reposo, por lo es recomendable guardarlas en una lata metálica y esperar al día siguiente de su elaboración para disfrutarlas al máximo. Se puede prescindir de la cobertura de chocolate y la nuez, están igualmente sabrosas.

En Directo al paladar | Galletas de speculoos. Mi receta favorita
En Directo al paladar | Eton mess: el postre tradicional británico más rápido y fácil