Cake de albaricoques y cerezas con buttermilk a la lavanda. Receta dulce de verano

Me gusta tantísimo la fruta de verano que a veces se me olvida que es perfecta para cocinar y hornear con ella. Un pequeño excedente de albaricoques me llevó el otro día a aprovecharlos junto con las últimas cerezas que quedaban en casa para coronar un cake semi integral con buttermilk a la lavanda, una receta que sabe totalmente a verano.

El buttermilk me gusta usarlo en masas de este estilo, que no son bizcochos ni tartas, algo rústicas por el toque integral y llevar poca grasa y poco azúcar. Si no encontráis se puede sustituir por una versión casera mezclando la leche con una cucharadita y media de vinagre o zumo de limón, o diluyendo la leche con dos cucharadas de yogur natural hasta obtener los 350 ml de la receta. En realidad simplemente con leche normal o vegetal también saldrá rico.

Ingredientes

  • 200 g de harina integral, 100 g de harina de repostería, 75 g de azúcar moreno, 1 cucharada de levadura química, 1/2 cucharadita de lavanda, 1/2 cucharadita de sal, 1/2 cucharadita de vainilla, 2 huevos L, 350 ml de buttermilk, 60 g de mantequilla sin sal, ralladura de naranja o limón, albaricoques y cerezas, almendras peladas (opcional), azúcar extra.

Cómo hacer cake de albaricoques y cerezas con buttermilk a la lavanda

Precalentar el horno a 200ºC y engrasar o forrar con papel sulfurizado un molde redondo de unos 28 cm de diámetro. Lavar la fruta, secar bien y reservar a temperatura ambiente antes de cortarla. Derretir la mantequilla y dejar enfriar.

En un recipiente mediano, mezclar las harinas con el azúcar, la levadura, la sal y la lavanda, usando unas varillas. Formar un hueco en el centro. Aparte batir ligeramente los huevos con la vainilla, el buttermilk, la mantequilla derretida y un poco de ralladura de naranja o limón. Echar en el hueco de los ingredientes sólidos.

Mezclar todo muy bien pero con suavidad, hasta dejar de ver grumos secos. Llenar el molde y repartir por encima la fruta cortada por la mitad sin el hueso, o en cuartos. Añadir almendras al gusto, un poco de azúcar e introducir en el horno.

Bajar la temperatura a 190ºC y hornear durante unos 23-25 minutos, hasta que al pinchar un palillo salga limpio. Esperar fuera del horno antes de desmoldar o cortar.

Cake de albaricoques y cerezas con buttermilk a la lavanda. Pasos

Tiempo de elaboración | 45 minutos
Dificultad | Muy fácil

Degustación

El cake de albaricoques y cerezas con buttermilk a la lavanda no es excesivamente dulce, por lo que a mí me gusta tomarlo para desayunar o merendar, con un vaso de café o leche bien fría si el calor aprieta. Alguna vez lo he acompañado de un poco de helado de vainilla y la verdad es que le va de maravilla.

En Cocinaderecetas | Scones de cerezas y yogur griego. Receta para un buen desayuno veraniego
En Cocinaderecetas | Receta de madeleines de lavanda